El oso polar podría extinguirse antes de lo esperado.

Un nuevo estudio nos ayuda a comprender cómo los osos polares se ven afectados por los cambios ambientales en el Ártico. Tras un estudio de 2 años a 9 osos polares en libertad, un grupo de investigadores descubrió que estos sufren déficit de energía por la baja ingesta de comida disponible.

Los osos polares necesitan hielo marino para poder alimentarse. Sin embargo, para ellos está siendo difícil mantener el equilibrio entre la cantidad comida disponible y lo que tienen que desplazarse para conseguirla. El cambio climático provoca que cada vez haya menos capas de hielo y que éstas sean más finas y fragmentadas. Esto ocasiona que los osos polares tengan que recorrer grandes distancias para conseguir alimento. Esta situación tiene efectos negativos en la condición corporal del oso, su supervivencia y el éxito reproductivo.

Actualmente, la extensión del hielo marino del ártico está disminuyendo a una tasa del 14% por década. Estos resultados son dramáticos para el medio ambiente y un verdadero desafío para los osos polares y otras especies de este hábitat. Uno de los principales culpables del calentamiento global hoy en día es la producción de alimentos de origen animal. La gandería es el segundo mayor contaminante, por encima de todo el sector del transporte. Emite el 14.5% de gases de efecto invernadero a nivel mundial. Además, es culpable del despilfarro de recursos y de la contaminación de las aguas.

Tú puedes actuar para frenar el cambio climático. Un acto tan sencillo como dejar a los animales fuera de tu plato ayuda al medio ambiente. La salud del planeta y la conservación de las especies también dependen de pequeños cambios. Opta por alternativas vegetales y reduce tu huella de carbono. 

Fuente: Sciencemag

 

 

 

Artículo por Mayely Paola Sánchez para ProVeg España.